La verdad es la vida

“Hay muchos fantasmas muertos a nuestros alrededor, muertos por la guerra, la enfermedad y el hambre. Y a nadie le importa”
“Vengo para ver con claridad, sin odio”

La princesa Mononoke

Por Claudia Rio

El día de ayer, en mis súper ratos de ocio, vi la película La princesa Mononoke del cineasta Hayao Miyasaki, básicamente su ideología sobre la naturaleza del ser humano es que  es bueno, pero le falta conciencia; el amor es darlo todo de manera recíproca, y desear el bien de la otra persona.Resultado de imagen para la princesa mononoke

 De sus filmes anteriores como El viaje de Chihiro, El castillo vaganbungo, mi vecino Totoro entre otros, merecen un análisis concienzudo de contenido; pero es en  La princesa Mononoke donde me quiero detener por ahora.

Nunca había visto una película tan consistente y reflexiva sobre el principio básico de la existencia que es la vida, nunca había visto que la defendieran con tanta convicción, desde el mismo origen que es la naturaleza.

 La devastación del ser humano por perseguir los recursos que son explotados son los que le permiten destruir a la propia vida, nos olvidamos del respeto por  dejarnos envolver en ambiciones materiales. Es justo el mensaje que toca este filme y lo trata con una lógica aplastante.Resultado de imagen para la princesa mononoke

La vida es lo primero que se debe defender y es justo la parte que olvidamos con el tiempo, la espiritualidad es la esencia de misma existencia y es lo último que recordamos quizás hasta nuestro lecho de muerte.

Es una película  bien estilizada que invita a la reflexión sobre nuestra vida y los alcances que pueden tener los sentimientos negativos, la facilidad con que se pueden cundir y la diferencia del esfuerzo que implica el aprender a respetar a la tierra.

El espíritu de la naturaleza, como dadora de vida puede ser destruida por la misma humanidad cuando su ambición es más fuerte que su respeto hacia ella, lo que genera como resultado devastación.

Amigos, sólo les puedo decir que esta película realmente me conmovió y eso que vi La tumba de las luciérnagas.

“La valentía que te mueve a cambiar el mundo, es el miedo a la maldición que el mismo”

Comparte en las redes sociales

Publicado en Articulos.