México e Italia buscan los mejores proyectos de investigación

Por Hugo Valencia

13 de octubre de 2016

 Fuente: Agencia Informativa Conacyt

Recientemente se firmó un acuerdo entre el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Consejo Nacional de Investigación de Italia (CNR, por sus siglas en italiano) para la presentación de una convocatoria conjunta que tiene el objetivo de financiar proyectos de investigación entre las dos naciones. Los temas que se presenten tendrán que ser en las áreas de la biotecnología y genómica.

“Esta nueva convocatoria busca incentivar la colaboración entre Italia y México y al mismo tiempo replantearla para que sea más eficaz. En comparación con las pasadas convocatorias bilaterales dedicadas a proyectos de movilidad, esta convocatoria busca apoyar proyectos de mayor envergadura, con un financiamiento más grande que permita, además de la movilidad, que es muy importante para fortalecer los vínculos de colaboración, gastos de laboratorios e incluso la compra de pequeños equipos”, explicó Emilia Giorgetti, agregada científica de la Embajada de Italia en México.

bandera

Esta iniciativa surgió a raíz de la realización de algunos talleres en los que investigadores de ambos países se reunieron para detallar cuáles eran las temáticas y áreas prioritarias, y según Emilia Giorgetti fue una intensa labor de negociación entre el CNR, la Embajada de Italia en México y el Conacyt, además de un fuerte respaldo de la Embajada de México en Roma.

“La negociación se enfocó en armar una convocatoria que incluyera los temas de mayor interés común. De hecho, se decidió racionalizar el presupuesto que las dos instituciones tenían pensado invertir en esta colaboración bilateral. Menos proyectos, pero proyectos de verdad, con recursos suficientes para su desarrollo completo”, afirmó Emilia Giorgetti en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt.

En los talleres bilaterales se plantearon áreas de potencial interés; por la parte mexicana participaron dos representantes de Conacyt y 12 investigadores.

Áreas prioritarias

La convocatoria no excluye ningún tema pero con la finalidad de optimizar el presupuesto y garantizar un apoyo adecuado a los proyectos aprobados, se decidió restringirla en tres grandes áreas de investigación: geociencias y medio ambiente; biotecnologías y genómica para la agricultura y alimentación; nanotecnología y materiales avanzados.

Esta primera convocatoria cierra el 30 de septiembre y ahí se aprobarán hasta tres proyectos de dos años, cada institución proporcionará a cada proyecto hasta 65 mil euros por año, declaró la también investigadora del CNR.

La selección de las áreas se debió a que en muchos casos ya hay avances en colaboraciones bilaterales, según comentó Emilia Giorgetti, esto se debe a que en México hay una gran cantidad de investigadores italianos trabajando, tanto en centros públicos de investigación como en instituciones académicas, sobre todo en el área de las geociencias.

Con respecto a las áreas de biotecnología y nanotecnología, ya ha habido contactos exitosos entre algunos centros de investigación de ambos países, incluso hay acuerdos de colaboración firmados para el beneficio científico.

Los antecedentes de colaboración en ciencia y tecnología entre los dos países han sido exitosos y se han realizado a través del Conacyt y su contraparte italiana, y una convocatoria más la realizaron la Cancillería italiana y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid), dependiente de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

“En el caso de los proyectos bilaterales entre la Cancillería italiana y la Amexcid, Italia activó desde el año pasado una modalidad de apoyo adicional que se otorga a los mejores proyectos aprobados y que se puede dedicar a gastos de laboratorio. En la negociación del próximo programa de colaboración, propondremos a la Amexcid que haga lo mismo con los grupos mexicanos. En el caso del programa entre CNR y Conacyt que se acaba de firmar, esto ya está incluido de forma automática”, añadió la agregada científica de la embajada italiana.

Del mismo modo, indicó que estos cambios en las modalidades de colaboración podrán incrementar mucho el nivel de los resultados de la cooperación científica y al mismo tiempo permitir la formación de vínculos más estrechos entre ambas comunidades científicas.

Según Giorgetti, la respuesta hasta ahora ha sido muy positiva, han recibido muchos correos electrónicos pidiendo detalles, información y consejos de colegas, tanto mexicanos como italianos, sobre su participación en la convocatoria.

“También piden que les proporcione sugerencias sobre los grupos activos en su área de trabajo, con tal de tomar contactos y redactar su propuesta de investigación. Cada proyecto tiene dos coordinadores que preparan una propuesta conjunta. El coordinador italiano presenta su propuesta al CNR y el mexicano al Conacyt. Si falta una de las dos propuestas, el proyecto no es aceptado para la evaluación. Cada institución lleva a cabo una evaluación independiente con sus expertos”.

Los criterios que se evalúan son la calidad, relevancia científica, metodología, plan de trabajo y el impacto potencial de los resultados, la calidad del grupo de trabajo, presencia de jóvenes, complementariedad y competencias, la necesidad de las estancias de movilidad y el valor agregado de la colaboración bilateral.

Perspectivas a futuro

Otro resultado importante de colaboración bilateral ha sido la firma del convenio entre el CNR y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), mismo que se derivó de la visita del presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella. A través de este acuerdo, las dos instituciones se comprometen a financiar proyectos bilaterales de investigación hasta por 30 mil euros anuales por parte de cada institución.

Entre otros temas de colaboración entre los dos países, destaca el de las dos agencias espaciales, la ASI de Italia y la Agencia Espacial Mexicana (AEM), las cuales tienen un convenio para la realización de estancias de capacitación por parte de técnicos mexicanos en Italia.

“Un ejemplo importante de colaboración es el recién aprobado proyecto México-Unión Europea sobre energía geotérmica, en el cual el consorcio europeo cuenta con una participación italiana muy importante. La fecha oficial de inicio del proyecto, que es de 20 millones de euros, fue el primero de octubre de este año”, concluyó la doctora Emilia Giorgetti.

Comparte en las redes sociales

Publicado en La nota.